Ultimas Noticias

¿Cuántos somos y cómo vivimos en El Trébol?

¿Cuántos somos y cómo vivimos en El Trébol?

1

El periodista Rubén Pron y un repaso de la evolución demográfica de nuestro lugar.

A continuación, compartimos el escrito:

El número de habitantes del distrito El Trébol –cuyos límites originales se establecieron en 1895 junto con la designación de la primera Comisión de Fomento y, consecuentemente, de la creación de la Comuna local, e incluían a la estación Los Cardos y las áreas rurales que la rodean– se cuenta desde el Primer Censo Nacional, de 1869. Pero en este caso es difícil de precisar porque se incluye en la población del departamento San Jerónimo que entonces comprendía al que actualmente lleva ese nombre y los posteriormente desglosados como Iriondo, Belgrano y San Martín. Es decir, una porción central de la provincia que se extiende entre puntos tan alejados como, por ejemplo, la costa del río Paraná, el límite con la provincia de Córdoba, la ciudad de Carcarañá y la autovía Santa Fe-Córdoba.

El Primer Censo General de la Provincia de Santa Fe, de 1887, achicó mucho el área en la que está inserta el distrito El Trébol, pero como no existían aún en la zona centros urbanos de referencia,su director, Gabriel Carrasco, tomó como válidas las colonias oficializadas, en nuestro caso la colonia Piamonte y la colonia San Genaro, de modo que parte de la población local –todavía rural– quedó incluida en la primera, extendida al oeste de la actual avenida Sarmiento y sus prolongaciones hacia el sur y hacia el norte por la ruta 32-S y el camino de Julián Gómez, y en parte, al este de esta línea, en campos que pertenecían a Marcelino Freyre, Tomás Armstrong y otros terratenientes.

Tomándose los datos del personal que el año anterior trabajaba en la estancia Las Taperitas, podemos conjeturar que en 1887 los habitantes del actual distrito El Trébol pasaban de cien. Pero en 1890, la empresa ferroviaria británica habilitó el Ramal a Las Yerbas y surgieron los pueblos como el nuestro y se parcelaron los campos de la región, donde se establecieron cientos de familias chacareras, de modo que el Segundo Censo Nacional, de 1895, nos dio las primeras cifras comprobables de los pobladores del distrito –incluyendo los que a partir de 1932 se contabilizan como de Los Cardos–, que eran unos 3.300.

Primeros datos fiables

De estos 3.300, en números redondos, en el conurbano El Trébol-Tais-Passo los residentes eran 300 y los que vivían en el campo unos 2.400. En este conteo, como se utilizó el mismo criterio aplicado en el censo provincial de 1887, esta población se repartió en los distritos Piamonte rural (aún no existía el centro urbano) y San Genaro rural.

El tercer Censo Nacional se realizó en 1914, pero sólo se identificaron las poblaciones urbanas con más de dos mil habitantes urbanos, por lo que El Trébol –la única citada en el departamento San Martín y ubicada en el puesto 37º dentro las de toda la provincia– figuró con 2.062 almas, siendo difícil saber cuántas más vivían en el campo.

El Censo Nacional siguiente, levantado en 1947, registró en nuestra localidad 4.169 vecinos. Para entonces ya se había separado el distrito Los Cardos, con la pérdida de población que antes se contaba como parte de El Trébol, y comenzó a aventajarnos San Jorge, que sumó 5.486 habitantes.

El próximo Censo Nacional fue el de 1960, que dio al distrito El Trébol 5.621 habitantes.

Diez años después, en 1970, poblaban El Trébol 5.954 personas, manteniéndose la progresión demográfica que se advertía desde 1947.

Ciudad “de mentirita”

Este número ascendió a 7.022 en el censo de 1980, insuficiente para que se le otorgara a El Trébol el estatus de ciudad como ocurrió en 1984 mediante el subterfugio de sumar el nivel de actividad industrial, el consumo de electricidad, el número de viviendas y otros datos en un “combo” utilizado para justificar el pedido de sustitución del rango de comuna por municipalidad.

Esa insuficiencia (la Constitución de Santa Fe dispone que un pueblo pase a ser ciudad a partir de los diez mil habitantes medidos en el último censo) todavía persistía en 1991, cuando el conteo de ese año registró 9.882 residentes, y aún en el censo de 2001, cuando los habitantes de El Trébol llegaron a 9.882.

La barrera de los diez mil se superó en el decenio que siguió hasta el próximo censo, levantado en 2011, cuando los habitantes registrados fueron 11.086.

Conocernos mejor

El número de habitantes de un lugar nunca llega a ser totalmente exacto, y de hecho muchas veces se dijo que el conteo había sido incompleto.

Así ocurrió en 1914, admitido por el informe oficial, pero en general el margen de error no es significativo pese a las quejas que se hacen correr en la competencia entre localidades para ver cuál es más importante.

Por eso es importante participar de los censos oficiales que permiten al Estado contar con una base informativa lo más aproximada posible a la realidad, en base a la cual diseñar sus políticas.

Sin ser el perfecto –no hay forma de que alguien no escape al conteo– en este Censo 2021 se adoptó un criterio más adecuado para medir el número de residentes en cada lugar al indicarse que se debe tomar como integrante de cada hogar a quienes vivan por lo menos cuatro días por semana en el domicilio relevado. Hasta ahora se había contabilizado a quienes habían dormido la noche anterior en el lugar y eso desdibujaba en parte el mapa obtenido.

De cualquier forma, personas más, personas menos, es útil conocer con la mayor precisión posible el número de habitantes de cada lugar y la situación en que estamos inmersos. Sobre estas cifras se calculan los niveles de coparticipación fiscal, se pueden observar las fortalezas y las necesidades de la población para enfocar hacia donde existe déficit las políticas de Estado y. sobre todo, se pueden conocer las características de la sociedad que constituimos, de dónde provenimos, cómo nos multiplicamos, cómo nos autopercibimos y en qué condiciones vivimos, más allá de cuántos somos.

En poco tiempo más, procesados los datos recogidos este miércoles, lo podremos saber.

Foto: Archivo – Imagen ilustrativa